Thursday, November 19, 2020

Devocional CPTLN — ¿Y qué del infierno?

 

¿Y qué del infierno?

[Jesús dijo] "Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, se sentará en su trono de gloria, y todas las naciones serán reunidas ante él. Entonces él apartará a los unos de los otros, como aparta el pastor a las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda, y entonces el Rey dirá a los de su derecha: "Vengan, benditos de mi Padre, y hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me recibieron; estuve desnudo, y me cubrieron; estuve enfermo, y me visitaron; estuve en la cárcel, y vinieron a visitarme... Entonces dirá también a los de la izquierda: "¡Apártense de mí, malditos! ¡Vayan al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles!"

Cuando mi hijo era pequeño, pasó por una fase en la que el tema del infierno le preocupaba mucho y nosotros no sabíamos por qué, ya que nuestra familia siempre enfatizó el amor y el perdón de Jesús. Aun así, él nos hacía un millón de preguntas sobre el infierno. ¿Qué es? ¿Dónde está? ¿Cómo se llega allí? ¿Cómo es por dentro? Su ansiedad aumentaba y no podíamos detenerla. Finalmente, un día le pregunté: "¿Por qué preguntas tanto acerca del infierno, si nunca vas a ir allí? Ese fue el final de esas preguntas. Volvió a sus Legos feliz y tranquilo, y yo volví a hacer mis cosas.

Muchas personas tienen miedo de terminar en el infierno, ya sea porque cargan con una vieja culpa, o creen que no son lo suficientemente buenos para Dios, o piensan que tal vez Dios no pueda o quiera amarlos para siempre. Y esa preocupación envenena sus vidas y las hace vivir sin el gozo que Jesús quiere que tengan.

Pero en la parábola de hoy, Jesús dice algo respecto al infierno que puede consolarnos: es "el fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles". Presta atención a esas palabras. El infierno no fue hecho para seres humanos; ese nunca fue su propósito. El infierno fue pensado como una prisión para el diablo. Cualquier ser humano que termina allí está en el lugar equivocado, no está en absoluto donde Dios quiere que esté.

Entonces, ¿dónde se supone que deben estar los seres humanos? Las propias palabras de Jesús nos dan la respuesta: "Vengan, benditos de mi Padre, y hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo". Dios nos hizo para el cielo, para el paraíso, para su propio reino. Eso es lo que planeó desde que comenzó el mundo. Todo nuestro pecado no puede cambiar ese hecho. Dios planeó esto antes de que Adán y Eva pecaran, y ciertamente antes que tú y yo lo hiciéramos. Él tiene la intención de llevarnos a casa.

Es por eso que Jesús vino a nosotros como ser humano: para ser nuestro Salvador. Y por eso sufrió y murió por nosotros: para resucitar de entre los muertos tres días después. Jesús vino para llevarnos a casa. El infierno no es tu destino. Jesús te está llamando a sí mismo, para pertenecerle para siempre. Él tiene un lugar listo para ti. ¿Irás con él?

ORACIÓN: Señor Jesús, déjame estar contigo para siempre en tu reino. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:
1. ¿Por qué es tan difícil creer que Dios nos perdona y nos quiere?

2. ¿Qué te recuerda que Dios te ama y te ha hecho Su hijo?
© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
Cuando mi hijo era pequeño, pasó por una fase en la que el tema del infierno le preocupaba mucho y nosotros no sabíamos por qué, ya que nuestra familia siempre enfatizó el amor y el perdón de Jesús.

No comments:

Post a Comment