Wednesday, October 28, 2020

Devocional CPTLN — Sospechosos para el mundo

 

Sospechosos para el mundo

Miren cuánto nos ama el Padre, que nos ha concedido ser llamados hijos de Dios. Y lo somos. El mundo no nos conoce, porque no lo conoció a él. Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser. Pero sabemos que, cuando él se manifieste, seremos semejantes a él porque lo veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.

¿Alguna vez te has sentido fuera de lugar en una fiesta? Es algo incómodo, sobre todo si el lugar es familiar y las caras son reconocibles.

A eso se refiere aquí Juan: a vivir en un lugar familiar sintiendo que no se encaja. Como seres humanos, nuestros impulsos y preferencias están conectados al mundo. Queremos ser aceptados, apreciados y amigables, y así será hasta que vean el "defecto" evidente en nuestro carácter: es decir, Cristo en nosotros (ver Gálatas 2:20). Entonces nos volvemos sospechosos: la "manzana podrida", una fuente de preocupación, y definitivamente un adversario.

No es de extrañar que sea así: el mundo no produce hijos de Dios. Solo Dios puede hacer eso (ver Juan 16:13-15). Y como no somos de este mundo, no nos sentimos en casa. Jesús conocía bien la alienación del mundo y su naturaleza hostil hacia Dios: »Si el mundo los aborrece, sepan que a mí me ha aborrecido antes que a ustedes. Si ustedes fueran del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero el mundo los aborrece porque ustedes no son del mundo, aun cuando yo los elegí del mundo. »Acuérdense de la palabra que les he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán; si han obedecido mi palabra, también obedecerán la de ustedes. Pero todo esto les harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado" (Juan 15:18-21).

Y este es nuestro objetivo, ¿no es así: contarles a otros sobre el Padre que envió a Jesús a morir por sus pecados? Así que, mientras vivimos en este mundo, aunque a veces esté tenso, oramos, trabajamos y testificamos a quienes necesitan escuchar acerca de Jesús, para que ellos también "puedan conocerlo a Él y el poder de su resurrección" (Filipenses 3:10b) y recibir una ciudadanía que no es de este mundo, sino del venidero (ver Filipenses 3:20).

ORACIÓN: Padre celestial, fortalece nuestra fe y aumenta nuestro testimonio. En el nombre de Jesús. Amén.

Paul Schreiber

Para reflexionar:
* ¿Alguna vez se ha sentido aislado o rechazado por otros debido a su fe?

* ¿Qué haces para que alguien "de afuera" sienta que también pertenece?
© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
¿Alguna vez te has sentido fuera de lugar en una fiesta?

No comments:

Post a Comment