Thursday, October 29, 2020

Devocional CPTLN — Pobre en espíritu, rico en Dios

 

Pobre en espíritu, rico en Dios

Cuando Jesús vio a la multitud, subió al monte y se sentó. Entonces sus discípulos se le acercaron, y él comenzó a enseñarles diciendo: «Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Tengo que admitir que la frase "pobres en espíritu" me desconcierta. ¿Qué significa exactamente? Ciertamente no se refiere a personas que no tienen espíritu, a personas apáticas, cobardes o carentes de ánimo. Por lo que dice Jesús, debe ser bueno ser "pobre en espíritu", pues lo llama "bendito" y promete una gran recompensa.

Entonces, ¿a qué se refiere?

Me recuerda cuando Jesús puso a un niño en medio de sus discípulos y dijo: "De cierto les digo, que si ustedes no cambian y se vuelven como niños, no entrarán en el reino de los cielos. Así que, cualquiera que se humilla como este niño es el mayor en el reino de los cielos" (Mateo 18:3-4). Quien ha criado a un niño sabe que los niños tienen muchos defectos. Pero una cosa que los niños saben es que son necesitados: son débiles e incapaces de cuidar de sí mismos. Por eso es que se aferran con tanta fuerza a los adultos. Saben que necesitan ayuda y no se avergüenzan de admitirlo.

Ser pobre en espíritu me parece lo mismo. Admito que necesito ayuda, que espiritualmente soy pobre, débil y necesitada, como un niño. Entonces me aferro a Jesús con todas mis fuerzas.

Por supuesto que esto no es algo que pueda hacer sola. Necesito la ayuda del Espíritu Santo para esto, porque nadie quiere admitir su debilidad, especialmente en público. Pero el Espíritu Santo me ayuda a ver la verdad sobre mí. Realmente soy pobre, de espíritu y de muchas otras formas. Y luego me lleva a Aquel que puede arreglar todo eso: a Jesús, mi Salvador y mi Rey.

Jesús también ve la verdad sobre mí. Pero Él no me ridiculiza ni me despide. En cambio, me abre su reino. Él da su vida por mí al morir en una cruz. Él resucita de entre los muertos y comparte su vida eterna conmigo. Él se da a sí mismo, de modo que ahora soy verdaderamente rica. Ahora no solo tengo el reino de los cielos, sino al Rey mismo. ¡Qué regalo tan maravilloso!

ORACIÓN: Querido Padre, gracias por tu Hijo Jesús. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:
* ¿Cómo te hace sentir el saber que Dios ve la verdad y te ama de todos modos?

* ¿Por qué crees que los llamados "ricos en espíritu" no pueden heredar el reino de Dios?
© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
Tengo que admitir que la frase "pobres en espíritu" me desconcierta. ¿Qué significa exactamente?

No comments:

Post a Comment