Thursday, September 24, 2020

Devocional CPTLN — El tercer hijo


El tercer hijo

Jesús les preguntó: «¿Qué les parece? Un hombre tenía dos hijos, y se acercó al primero y le pidió: "Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña." El primero le respondió: "No quiero"; pero después se arrepintió y fue. Luego, se acercó al otro hijo, y le pidió lo mismo. Éste le respondió: "Sí, señor, ya voy"; pero no fue. ¿Cuál de los dos hijos hizo la voluntad de su padre?» Ellos respondieron: «El primero». Entonces Jesús les dijo: «De cierto les digo, que los cobradores de impuestos y las rameras les llevan la delantera hacia el reino de Dios. Porque Juan se acercó a ustedes para encaminarlos en la justicia, y no le creyeron; mientras que los cobradores de impuestos y las rameras sí le creyeron. Pero ustedes, aunque vieron esto, no se arrepintieron ni le creyeron.»

Mi esposo suele decir que cuando era niño en Vietnam, no se portaba muy bien. Era el hijo menor de un pastor, y cuando su padre empezaba a predicar, se escapaba por la puerta de la iglesia para ir a jugar. ¡Sabía que su padre no podría perseguirlo hasta que terminara la iglesia! Nos reímos de esta historia porque ahora mi esposo es un pastor como su padre, y ya no puede escabullirse. ¡Parece que Dios finalmente encontró la manera de mantenerlo en la iglesia!

Jesús cuenta una historia sobre dos hijos que también se resistieron a su padre cuando él quería que hicieran algo. Pero lo hicieron de diferentes formas. El primer hijo dijo todas las cosas incorrectas: fue grosero y desafiante ante su padre, pero luego hizo lo correcto: obedeció y se puso a trabajar. El segundo hijo hizo al revés. Dijo todas las cosas correctas: "Claro, papá, estaré feliz de irme", pero luego hizo lo incorrecto, se quedó en casa y no fue.

Entonces Jesús preguntó: ¿Qué hijo fue realmente obediente? ¿Cuál, al final, hizo lo que quería su padre? Imagínense la expresión de los rostros de los oyentes. ¡Apuesto a que no querían a ningún hijo! Ambos eran malos. Pero como tenían que tomar una decisión, al final se decidieron por el que hizo lo correcto. ¡Mejor un hijo que al principio se niega pero finalmente obedece, que un charlatán que no cumple lo que promete!

Esa misma elección es la que Dios enfrenta con nosotros. Algunos gruñimos y nos quejamos, pero al final hacemos Su voluntad. Otros decimos todo lo correcto, pero al final hacemos lo que nosotros queremos. ¡Qué elección! Creo que Dios necesita otro hijo para elegir. Y eso es lo que tiene. Dios el Padre tiene a Jesús, el Hijo que dice lo correcto y hace lo correcto. Cuando Dios lo envió al mundo para nacer como nuestro Salvador, Jesús estuvo completamente de acuerdo con el plan del Padre. Y siguió adelante: predicando, enseñando, curando, cuidando y finalmente sufriendo y muriendo en una cruz. Jesús hizo la voluntad de su Padre de todo corazón.

¿Cuál fue el resultado? ¡Jesús nos salvó a todos! A través de su muerte nos trajo el perdón por todas nuestras críticas, sarcasmos y desobediencia. A través de su resurrección nos dio la vida eterna y la adopción como hijos de Dios, hijos llenos del Espíritu Santo que ahora realmente queremos hacer la voluntad de nuestro Padre. El "tercer Hijo" de Dios nos está transformando a todos. ¡Gracias a Dios!

ORACIÓN: Padre, gracias por Jesús, que nos ha hecho tus hijos. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:
* ¿Qué sucede cuando Dios te pide que hagas algo y tú no quieres?

* ¿Te resulta más fácil o más difícil obedecer a Dios ahora que cuando eras niño?
© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
Mi esposo suele decir que cuando era niño en Vietnam, no se portaba muy bien.

No comments:

Post a Comment