Friday, August 28, 2020

Devocional CPTLN — Viviendo satisfechos


Viviendo satisfechos

Pero la piedad es una gran ganancia, cuando va acompañada de contentamiento.

Si sientes que la vida no ha sido justa, tengo buenas noticias para darte. Cuando quieras gritar: "¡Eso no es justo!", grítaselo a Dios. Él está dispuesto a escucharte y a amarte. Cuando la preocupación te agobia, Jesucristo te extiende sus manos llenas de cicatrices.

Quizás algunos podrían escuchar las palabras de San Pablo acerca de vivir una vida santa y feliz e inmediatamente desesperarse, diciendo: "No soy piadoso, por eso no estoy contento". Sin embargo, cuando San Pablo habla de la piedad, quiere decir que Jesucristo, que vive en nosotros, nos da la satisfacción que buscamos en la vida. No es nada que nosotros hagamos, sino confiar en lo que él ha hecho por nosotros.

No digo que no sientas las pérdidas solo porque tienes fe en Jesucristo. Hay momentos en que incluso el cristiano más fuerte se siente insatisfecho o resentido, y lo cuestiona a Dios sobre los muchos problemas de la vida. ¿Dónde está la satisfacción en esas situaciones? Sin Dios, esta es una pregunta que se presta a la especulación. Lamentablemente, muchas personas tratan de encontrar esa satisfacción especialmente en el dinero.

San Pablo vincula la "piedad y la satisfacción" con el dinero, y muestra cómo la riqueza puede inducir a error, diciendo: "Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, si tenemos sustento y abrigo, contentémonos con eso. Los que quieren enriquecerse caen en la trampa de la tentación, y en muchas codicias necias y nocivas, que hunden a los hombres en la destrucción y la perdición; porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual algunos, por codiciarlo, se extraviaron de la fe y acabaron por experimentar muchos dolores" (1 Timoteo 6:7-10).

El mundo está lleno de personas con muchas riquezas que viven sorprendentemente decepcionadas. La verdadera satisfacción no proviene de las cosas que hacemos por nosotros mismos, sino de recibir el milagro de la salvación ganada por Jesucristo en la cruz y de permanecer en esa fe.

Las Sagradas Escrituras nos dicen que nuestras vidas deben ser piadosas, que debemos seguir "la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia y la mansedumbre" (1 Timoteo 6:11b). Estas son cualidades que provienen de una relación con Jesucristo. Por fe sabemos que, pase lo que pase, Dios está a nuestro lado. Él está presente en todas nuestras circunstancias y en todas nuestras dificultades. Él nos da la satisfacción que anhelamos en este mundo.

Entonces, ya sea que seamos ricos o no tanto, debemos poner nuestra esperanza en la certeza de Dios, no en las fortunas fugaces de la vida. Confiar en Dios es almacenarnos "un buen fundamento para el futuro, para que (nosotros) podamos aferrarnos a lo que es verdaderamente la vida" (1 Timoteo 6:19b).

Y esa vida es Jesucristo. En él encontramos verdadera satisfacción y gran ganancia, hecha posible a través de su vida, muerte y resurrección.

ORACIÓN: Padre celestial, mantennos seguros y firmes en tu misericordia y gracia que nos has dado en Jesús. En su nombre oramos. Amén.

Tomado de un mensaje del reverendo Edward Blonski

Para reflexionar:
* ¿Estás contento con tu vida en este momento?

* ¿Cómo evitas que las trampas de la vida te atrapen?
© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
¿Estás contento con tu vida en este momento?

No comments:

Post a Comment