Thursday, August 6, 2020

Devocional CPTLN del 06 de agosto de 2020 - Fastidiando a Dios


ALIMENTO DIARIO

Fastidiando a Dios

06 de Agosto de 2020

Enseguida, Jesús hizo que sus discípulos entraran en la barca y que se adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la multitud... Luego de despedir a la gente, subió al monte a orar aparte. Cuando llegó la noche, Jesús estaba allí solo. La barca ya estaba a la mitad del lago, azotada por las olas, porque tenían el viento en contra. Pero ya cerca del amanecer Jesús fue hacia ellos caminando sobre las aguas. Cuando los discípulos lo vieron caminar sobre las aguas, se asustaron y, llenos de miedo, gritaron: «¡Un fantasma!» Pero enseguida Jesús les dijo: «¡Ánimo! ¡Soy yo! ¡No tengan miedo!» Pedro le dijo: «Señor, si eres tú, manda que yo vaya hacia ti sobre las aguas.» Y él le dijo: «Ven.» Entonces Pedro salió de la barca y comenzó a caminar sobre las aguas en dirección a Jesús. Pero al sentir la fuerza del viento, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó: «¡Señor, sálvame!» Al momento, Jesús extendió la mano y, mientras lo sostenía, le dijo: «¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?»

¡Imagínense el estrés que sufrieron esos discípulos! Primero, Jesús les dice que crucen el lago y lo dejen atrás. Luego tuvieron un tiempo terrible con el viento y las olas, hasta el punto en que todavía están en el lago a las 3 de la mañana, pero aunque no es divertido, lo están manejando y Dios se lo permite.

Pero luego tuvieron el susto de sus vidas: vieron llegar a Jesús caminando sobre el agua. ¿Qué era eso? ¿Un fantasma? Estaban aterrados. Pero Jesús intervino de inmediato para calmarlos. "¡Soy yo!", dijo. "¡No tengan miedo!" Jesús estaba de acuerdo con dejarlos manejar el otro estrés, pero este miedo era demasiado. Y así intervino y se ocupó de ello.

Lo mismo sucede cuando Pedro le pide a Jesús que le ordene que venga a Él caminando sobre el agua. Jesús le dice que está bien y deja que Pedro se encargue de tal estrés. Pero cuando Pedro comienza a hundirse y pide ayuda, Jesús lo agarra de inmediato.

¿No es así como Dios nos trata a nosotros también? La mayoría de las veces, Dios nos permite lidiar con el estrés en nuestras vidas utilizando los recursos que nos ha dado: oración, buenos amigos, buena nutrición y descanso, comunión, etc. Pero hay momentos en que estamos listos para quebrarnos, y Dios lo sabe. Él extiende su mano y nos ayuda de una manera más directa de la que estamos acostumbrados.

Por supuesto, los momentos más difíciles son cuando sentimos que estamos a punto de quebrarnos y no vemos que la ayuda de Dios esté llegando. ¿Por qué Dios no nos está ayudando?, decimos. ¿No se da cuenta? En momentos como esos, podemos hacer como los discípulos: gritar y gritar y pedir ayuda, y seguir haciéndolo hasta que Dios responda.

Eso es bastante audaz. Pero podemos hacerlo porque Jesús ha dado su vida por nosotros para hacernos hijos de Dios. Nuestro Padre quiere que lo fastidiemos. Eso es lo que hacen los niños cuando tienen plena confianza en sus padres. Y sabemos que el Señor es completamente fiel y amoroso. Entonces le clamamos a Él con confianza, poniendo toda nuestra esperanza y confianza en Él.

ORACIÓN: Señor, conoces el estrés en mi vida. ¡Por favor, ayúdame! Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:
* ¿Hay alguna cosa que te está molestando mucho en este momento?

* Cuando estás preocupado, ¿cómo recuerdas confiar en Dios?
© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
¿Hay alguna cosa que te está molestando mucho en este momento?

No comments:

Post a Comment