Wednesday, July 1, 2020

Devocional CPTLN del 01 de julio de 2020 - Frustración


ALIMENTO DIARIO

Frustración

01 de Julio de 2020

Sabemos que la ley es espiritual. Pero yo soy un simple ser carnal, que ha sido vendido como esclavo al pecado. No entiendo qué me pasa, pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco. Y si hago lo que no quiero hacer, compruebo entonces que la ley es buena. De modo que no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que habita en mí. Yo sé que en mí, esto es, en mi naturaleza humana, no habita el bien; porque el desear el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. Y si hago lo que no quiero, ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que habita en mí. Entonces, aunque quiero hacer el bien, descubro esta ley: que el mal está en mí. Porque, según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero encuentro que hay otra ley en mis miembros, la cual se rebela contra la ley de mi mente y me tiene cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? Doy gracias a Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo. Así que yo mismo, con la mente, sirvo a la ley de Dios, pero con la naturaleza humana sirvo a la ley del pecado.

Pablo habla de una situación con la que todos estamos muy familiarizados: tratamos de hacer las cosas buenas que Dios quiere que hagamos, pero seguimos cayendo en el mal. Por ejemplo, comenzamos el día tratando de mostrar amor y paciencia a nuestras familias, pero luego pronto caemos en el conocido ciclo de la queja, la discusión y los gritos. Tratamos de dar lo mejor en el trabajo, pero algún contratiempo arruina nuestros planes y terminamos haciendo lo mínimo para llegar al final del día.

Por más que nos esforcemos, el pecado está siempre con nosotros. Constantemente luchamos con el poder del pecado y la nueva naturaleza que Dios ha plantado en nosotros. ¡Esto es normal! Pablo era un apóstol, e incluso él tuvo ese problema. Si reconoces esta pelea en ti mismo, estás en buena compañía.

Esto lo vuelve loco a Pablo, por lo que dice: "¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?" Él sabe que no puede liberarse por su propio poder o fuerza. Nada puede terminar esta pelea excepto el poder de Dios. Es por eso que sigue diciendo: "Doy gracias a Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo". Pablo sabe que, aunque todavía tiene luchas internas, Jesús ganó la guerra en la cruz. Allí derrotó al pecado, a la muerte y al diablo a través de su propio sufrimiento y muerte. Cuando resucitó de entre los muertos, hizo que todos los que confiamos en él recibamos una nueva vida, la vida de los hijos de Dios. Ahora el Espíritu Santo está viviendo en nosotros y nos está rehaciendo a la imagen de Jesús.

Si bien todavía nos sentimos frustrados, ahora vivimos con esperanza porque sabemos que cuando Jesús nos lleve a estar con él para siempre, no habrá más peleas. Su victoria será completa, y en ella nos alegraremos.

ORACIÓN: Señor, ayúdame con esta lucha frustrante. En el nombre de Jesús. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:
* ¿Hay un área de tu vida que te moleste?

* ¿Cómo encuentras esperanza y fortaleza en Jesús?
© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
¿Hay un área de tu vida que te moleste?

No comments:

Post a Comment