Tuesday, June 30, 2020

Devocional CPTLN del 30 de junio de 2020 - No era lo que esperaban


ALIMENTO DIARIO

No era lo que esperaban

30 de Junio de 2020

«¡Llénate de alegría, hija de Sión! ¡Da voces de júbilo, hija de Jerusalén! Mira que tu rey viene a ti, justo, y salvador y humilde, y montado sobre un asno, sobre un pollino, hijo de asna. Yo destruiré los carros de guerra de Efraín y los briosos caballos de Jerusalén, y los arcos de guerra serán hechos pedazos. Tu rey anunciará la paz a las naciones, y su señorío se extenderá de mar a mar, y del río Éufrates a los límites de la tierra. »También tú serás salvada por la sangre de tu pacto, y yo sacaré a tus presos de esa cisterna sin agua. ¡Vuelvan, pues, a la fortaleza, prisioneros de esperanza! En este preciso día yo les hago saber que les devolveré el doble de lo que perdieron.

El libro de Zacarías contiene un gran mensaje. Probablemente escrito durante el tiempo de la deportación de Israel a Babilonia en el siglo VI a. C., las palabras de Zacarías dieron a los exiliados judíos un mensaje de esperanza y aliento: aunque los tiempos eran difíciles, les esperaban días más brillantes; su rey estaba cerca. Israel iba a experimentar el reinado de un rey mayor que David y Salomón.

Pero, ¿cómo sabría esto Israel? Porque ese rey llegaría a ellos "montado sobre un asno, sobre un pollino, hijo de asna". ¿De qué otra forma llega un rey que "anunciará paz a las naciones" y cuyo reinado se extenderá de "mar a mar"?

Casi podríamos disculpar a Israel por no saberlo, excepto que ya les habían informado de la llegada de ese rey, ¡más de 400 años antes! Afortunadamente, este detalle no se perdió en los escritores de los evangelios de Lucas (Lucas 19:28-40) y Mateo: "Esto sucedió para que se cumpliera lo dicho por el profeta: 5 «Digan a la hija de Sión: Tu Rey viene a ti, manso y sentado sobre una burra, sobre un burrito, hijo de animal de carga» (Mateo 21:4-5).

Cómo habrá sido para aquellos judíos fieles que fueron al templo, atentos a las pistas de Dios sobre el Mesías venidero. Seguramente, algunos de los que presenciaron el viaje de Jesús a Jerusalén el Domingo de Ramos sabían lo que estaba sucediendo; sabían que Dios había llegado a estar con su pueblo. Por eso es que decían entre ellos: "¡Ahí está! ¡Ahí está el que hemos estado esperando: el Ungido de Dios, nuestro Mesías prometido!"

Finalmente había llegado la esperanza de Israel profetizada por Zacarías siglos antes. Su entrada en Jerusalén estuvo marcada no por la pompa de un carro romano, sino por la lenta marcha de un burro. Y en él había un Hombre a quien en pocos días le espera una áspera cruz de madera.

Dios trabaja de maneras misteriosas, ¿no es cierto? El Señor del Universo vino a nosotros " montado sobre un asno, sobre un pollino, hijo de asna". ¡Qué ironía!

¡Qué Salvador!

ORACIÓN: Padre celestial, tu plan de redención es una maravilla incomprensible. Danos fe para confiar en ti todos los días de nuestra vida. En el nombre de Jesús. Amén.

Paul Schreiber

Para reflexionar:
* ¿Por qué crees que a veces Dios espera tanto tiempo en cumplir una promesa?

* El Señor del universo entró en Jerusalén montado en un burro. ¿Qué lección de vida puedes sacar de este simple hecho?
© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
¿Por qué crees que a veces Dios espera tanto tiempo en cumplir una promesa?

No comments:

Post a Comment