Tuesday, May 26, 2020

Devocional CPTLN del 26 de mayo de 2020 - ¿Gloria o necesidad?


ALIMENTO DIARIO

¿Gloria o necesidad?

26 de Mayo de 2020

Moisés salió de allí y repitió ante el pueblo las palabras del Señor; luego reunió a los setenta ancianos del pueblo, y los hizo esperar alrededor del tabernáculo. Entonces el Señor descendió en la nube, y habló con él. Tomó del espíritu que estaba en él, y lo puso en los setenta ancianos; y cuando el espíritu se posó en ellos, comenzaron a profetizar, y no dejaban de hacerlo. En el campamento se habían quedado Eldad y Medad, dos varones sobre los cuales también se posó el espíritu. Aunque estaban entre los escogidos, no se habían presentado en el tabernáculo; sin embargo, comenzaron a profetizar en el campamento. Entonces un joven fue corriendo a decirle a Moisés: «¡Eldad y Medad están profetizando en el campamento!» Josué hijo de Nun, que era ayudante cercano de Moisés, le dijo: «Moisés, mi señor, ¡no se lo permitas!» Pero Moisés le respondió: «¿Acaso tienes celos por mí? ¡Cómo quisiera yo que todo el pueblo del Señor fuera profeta! ¡Cómo quisiera yo que el Señor pusiera su espíritu sobre ellos!» Y enseguida Moisés volvió al campamento, en compañía de los ancianos de Israel.

Durante los años de servicio misional, sucedió varias veces que un joven se acercaba a mi esposo, el pastor, y le decía: "Me gustaría ser pastor. ¿Puedo entrenarme contigo?", a lo que mi esposo respondía: "¡Claro! Busca un cepillo y comencemos a limpiar los baños". De más está decir que eso los sorprendía. Pero el mensaje era claro: el ministerio público no se trata de gloria y respeto; al contrario, es desordenado y a menudo incómodo, pero absolutamente necesario.

Son muchas las noches en las que anhelamos que más personas sirvan a Dios en nuestro campo particular, noches en las que estamos en el hospital con alguien muriendo o lidiando con una familia que estalla en una crisis. También hay días llenos de papeleo y llamadas telefónicas. Siempre hay mucho por hacer: demasiadas personas para cuidar, muy pocas horas en el día.

Moisés se encontraba en una situación similar. Y Dios tuvo misericordia de él y puso el Espíritu Santo sobre setenta ancianos de Israel, setenta personas más que podían lidiar con problemas y resolver crisis entre los antiguos esclavos. Y para dejar en claro quiénes eran esas personas, les dio el regalo temporal de la profecía.

Pero a Josué no le gustó. Como ayudante de Moisés, todo lo que podía ver era que su querido mentor iba a tener que compartir su glorioso trabajo con todas esas otras personas. «Moisés, mi señor, ¡no se lo permitas!» le dijo. Pero Moisés le respondió: «¿Acaso tienes celos por mí? ¡Cómo quisiera yo que todo el pueblo del Señor fuera profeta! ¡Cómo quisiera yo que el Señor pusiera su espíritu sobre ellos!»

Cada pastor y líder que conozco reza la misma oración: "¡Por favor, Dios, levanta a más personas para hacer el trabajo!" Jesús mismo dijo que debemos orar por esto: «Ciertamente, es mucha la mies, pero son pocos los segadores. Por tanto, pidan al Señor de la mies que envíe segadores a cosechar la mies» (Mateo 9: 37b-38). Mientras oras, recuerda que el Señor también puso su Espíritu sobre ti cuando fuiste bautizado. No eres solo quien está orando, sino la respuesta de Dios a esa oración. Pregúntale al Señor dónde y cómo quiere que sirvas. Quizás sea de una manera que nunca hubieras pensado, pero será una alegría.

ORACIÓN: Querido Señor, abre mis ojos y mi corazón para ver cómo quieres que te sirva. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:
* ¿Cómo sirves al Señor ahora? ¿Cuál es la parte más gloriosa de ese servicio, al menos a los ojos de los demás?

* ¿Cuál es la parte más humilde, desordenada o divertida de tu servicio?
© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
¿Cómo sirves al Señor ahora? ¿Cuál es la parte más gloriosa de ese servicio, al menos a los ojos de los demás?

No comments:

Post a Comment