Wednesday, May 20, 2020

Devocional CPTLN del 20 de mayo de 2020 - Un león rugiente


ALIMENTO DIARIO

Un león rugiente

20 de Mayo de 2020

Por lo tanto, muestren humildad bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Descarguen en él todas sus angustias, porque él tiene cuidado de ustedes. Sean prudentes y manténganse atentos, porque su enemigo es el diablo, y él anda como un león rugiente, buscando a quien devorar. Pero ustedes, manténganse firmes y háganle frente. Sepan que en todo el mundo sus hermanos están enfrentando los mismos sufrimientos, pero el Dios de toda gracia, que en Cristo nos llamó a su gloria eterna, los perfeccionará, afirmará, fortalecerá y establecerá después de un breve sufrimiento. A él sea dado el poder por los siglos de los siglos. Amén.

Un león rugiente da miedo. Si estoy en el zoológico y un león comienza a rugir, me alegra tener un foso y una cerca entre él y yo.

El diablo también da miedo. Tal vez por eso Pedro se refiere a él como un "león rugiente, buscando a quien devorar". No es alguien con quien meterse, tomar a la ligera o jugar juegos. Es peligroso y debemos mantener nuestra distancia. ¡El rugido nos lo dice!

Y sin embargo, hay algo de consuelo para nosotros en esta descripción de Satanás. Pedro dice específicamente que está "rugiendo". ¿Qué significa esto? Amós nos dice: ¿Ruge el león en la selva sin que haya presa? ¿Ruge el cachorro en su guarida, sin apresar nada? (Amós 3:4)

La respuesta es claramente no. Un león que sigue tu rastro, acechándote, no va a rugir. Si lo hiciera, te alertaría del peligro. No, los leones rugen por muchas razones, pero normalmente no en ese momento.

Pedro pinta una imagen de un león frustrado, de Satanás que quiere atraparnos, devorarnos, pero no puede. ¿Por qué? Porque Jesús se colocó entre nosotros y ese león que nos quiere para el desayuno. Él es nuestro buen pastor que ha dado su vida para salvarnos a nosotros, las ovejas de su pasto. A través de su muerte y resurrección nos ha traído a la seguridad de Dios.

¡No es de extrañar que el diablo esté rugiendo!

Permanezcamos cerca de Jesús, porque él es nuestra vida y protector. No importa cuán aterradora sea nuestra situación, nada ni nadie puede sacarnos de sus manos.

ORACIÓN: Señor, ayúdame a confiar mi vida en tus manos, especialmente cuando tengo miedo. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:
* ¿Qué cosas en la vida te asustan tanto como el rugido de un león?

* Cuando tienes miedo, ¿cómo buscas refugio en Jesús?
© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
¿Qué cosas en la vida te asustan tanto como el rugido de un león?

No comments:

Post a Comment