Thursday, February 20, 2020

CPTLN devocional del 20 de febrero de 2020 - Ahora podemos decirlo


ALIMENTO DIARIO

Ahora podemos decirlo

20 de Febrero de 2020

Seis días después Jesús se llevó aparte a Pedro, a Jacobo y a su hermano Juan. Los llevó a un monte alto, y allí se transfiguró delante de ellos. Su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz. De pronto se les aparecieron Moisés y Elías, y hablaban con él. Pedro dijo entonces a Jesús: «Señor, ¡qué bueno es para nosotros estar aquí! Si quieres, podemos hacer tres cobertizos: uno para ti, otro para Moisés, y otro para Elías.» Todavía estaba hablando cuando una nube de luz los cubrió, y desde la nube se oyó una voz que decía: «Éste es mi Hijo amado, en quien me complazco. ¡Escúchenlo!» Al oír esto los discípulos, se postraron sobre sus rostros, llenos de miedo; pero Jesús se acercó a ellos, los tocó y les dijo: «Levántense; no tengan miedo.» Y cuando ellos alzaron la vista, no vieron a nadie más que a Jesús. Cuando descendieron del monte, Jesús les mandó: «No digan nada a nadie de esta visión, hasta que el Hijo del Hombre resucite de los muertos.»

¿Puedes verlo? Pedro, Jacobo y Juan acaban de escuchar una voz desde una nube que les dice que Jesús es el Hijo de Dios? (Probablemente ya habían sospechado algo.) Y luego, después de caer horrorizados al escuchar ese anuncio, Jesús los toca (¿los golpea en el hombro?) Y les dice: "Levántense; no tengan miedo". ¡Qué espectáculo debe haber sido!

Pero Jesús aún no ha terminado. Después, cuando junto con sus discípulos todavía conmocionados descienden de la montaña, les dice: «No digan nada a nadie de esta visión, hasta que el Hijo del Hombre resucite de los muertos.»

¿¡Que qué!?

Seguramente no se ha impuesto una mayor prueba de moderación a un ser humano que la que se le dio a Pedro, Jacobo y Juan: "No se lo digas a nadie". ¿Cómo podrían no contar esa experiencia alucinante? Las incontables horas de charla y debate que los discípulos deben haber tenido sobre Jesús cuando no estaba cerca habían sido confirmadas.

"¿De qué se trata todo esto?", deben haberse preguntado. "¿En qué nos hemos metido al dejar todo para seguir a este Hombre?" Y luego, el pensamiento que más debe haberlos atormentado: "¿Y si estamos equivocados? ¿Qué pasa si lo que nos dice no es cierto?"

Ahora lo sabían, pero no se lo podían contar a nadie, al menos no todavía.

¿Podrían esperar tanto? Tal vez. No lo sabemos con certeza.

Pero sí sabemos esto: en la mañana de Pascua, la verdadera naturaleza de Jesús— su humanidad completa y su divinidad complete —se dio a conocer a través de todo el universo. Las palabras triunfantes del Salvador, "Está terminado", resonaron sobre nuestro pecado, nuestra mortalidad y el mismo Satanás. Nuestras bocas ya no necesitan estar en silencio; nuestros corazones no necesitan tener miedo. Podemos regocijarnos en lo que Dios ha hecho.

¡Ahora podemos decirlo!

ORACIÓN: Padre celestial, que Tu Espíritu Santo toque nuestros labios para hablar del amor que nos has mostrado en Jesús. En su nombre oramos. Amén.

Paul Schreiber

Para reflexionar:
  1. ¿Cuál habrá sido la mejor parte de ser uno de los discípulos de Jesús?
  2. ¿Puedes guardar secretos? ¿Habrías sido capaz de guardar el secreto que Jesús confió a sus tres discípulos?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
¿Cuál habrá sido la mejor parte de ser uno de los discípulos de Jesús?

No comments:

Post a Comment