Monday, February 10, 2020

CPTLN devocional del 10 de febrero de 2020 - Malas noticias, buenas noticias


ALIMENTO DIARIO

Malas noticias, buenas noticias

10 de Febrero de 2020

Y por eso nunca tendrá tropiezos. El hombre justo siempre será recordado; vivirá sin temor a las malas noticias, y su corazón estará firme y confiando en el Señor.

¿Cuál quieres escuchar primero, la mala noticia o la buena? Puedes oír esta frase común en un libro o una película, o incluso en una broma. Pero esto no es broma. A nuestro mundo no le faltan malas noticias. Nos enfrentamos diariamente con historias de desastres naturales, crímenes violentos y conflictos políticos. Aun así, esas malas noticias se alivian de vez en cuando con buenas noticias: el trabajo heroico de los socorristas, un buen samaritano local que echa una mano a un vecino u organizaciones caritativas que brindan ayuda a los necesitados.

Pero algunas malas noticias pueden ser más delicadas para nosotros: conflictos familiares, problemas laborales o financieros, enfermedad, dolor y pérdida. Tales circunstancias pueden aliviarse con un par de buenas noticias como optar por el arrepentimiento, el perdón y la reconciliación, así como contar con la ayuda y el apoyo de hermanos y hermanas en Cristo.

Pero hay noticias aún más terribles que nos afectan a todos profunda y personalmente. Sin Cristo, somos cautivos del pecado y la muerte, sin alivio o solución a la vista. Pero gracias a Dios, ¡hemos escuchado las Buenas Nuevas, el dulce Evangelio que nos libera! Esta buena noticia fue anunciada por el ángel en la primer Navidad. El ángel les dijo: "No teman, que les traigo una buena noticia, que será para todo el pueblo motivo de mucha alegría. Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor" (Lucas 2:10-11).

Cristo, nuestro Señor, se hizo hombre por nosotros. Por nosotros soportó el rechazo, la traición, el arresto y la condena injusta. Colgado en la cruz, soportó el peso de nuestro pecado, culpa y vergüenza; sufrió la pena de muerte que merecíamos. Fue bajado de la cruz y enterrado. Luego, al tercer día después de su muerte, en la primera mañana de Pascua, Jesús se levantó de la tumba victorioso sobre el pecado, la muerte y Satanás. Una vez más, un ángel anunció buenas noticias: "¿Por qué buscan entre los muertos al que vive? No está aquí. ¡Ha resucitado!" (Lucas 24:5b-6a). Nuestro Señor crucificado, resucitado y reinante sabe que aún experimentaremos malas noticias en nuestras vidas. Él nos dice: "En el mundo tendrán aflicción". Pero sus buenas noticias tienen poder de conquista: "pero confíen, yo he vencido al mundo" (Juan 16:33b).

Como proclama nuestro salmo, somos recordados para siempre, sostenidos de forma segura en las manos con cicatrices de clavos de nuestro Salvador. Vestidos con la justicia de Cristo Jesús, vivimos "sin temor a las malas noticias", porque sabemos que tenemos mejores noticias. Nuestros corazones permanecen firmes, confiando en nuestro Señor.

¿Conoces a alguien que esté abrumado por las malas noticias del mundo? Comparte con ellos un mensaje que es eternamente diferente.

ORACIÓN: Señor Jesús, en tu nacimiento el ángel anunció buenas noticias de gran gozo. Llénanos de gozo y de un ansioso deseo de contarles a los demás las buenas noticias de salvación. Amén.

Dra. Carol Geisler

Para reflexionar:
  1. ¿Cuál es tu primera reacción ante las malas noticias?
  2. ¿Ha habido un momento en tu vida en el que te sentiste abrumado por tu pecado y necesitaste el perdón de Dios?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
¿Cuál es tu primera reacción ante las malas noticias?

No comments:

Post a Comment