Tuesday, February 4, 2020

CPTLN devocional del 04 de febrero de 2020 - ¿A quién queremos engañar?


ALIMENTO DIARIO

¿A quién queremos engañar?

04 de Febrero de 2020

"¿Qué sentido tiene que ayunemos, si no nos haces caso? ¿Para qué afligir nuestro cuerpo, si tú no te das por enterado?" Pero resulta que cuando ayunan sólo buscan su propia satisfacción, ¡y mientras tanto oprimen a todos sus trabajadores! Sólo ayunan para estar peleando y discutiendo, y para dar de puñetazos impunemente. Si quieren que su voz sea escuchada en lo alto, no ayunen como hoy día lo hacen. ¿Acaso lo que yo quiero como ayuno es que un día alguien aflija su cuerpo, que incline la cabeza como un junco, y que se acueste sobre el cilicio y la ceniza? ¿A eso le llaman ayuno, y día agradable al Señor? Más bien, el ayuno que yo quiero es que se desaten las ataduras de la impiedad, que se suelten las cargas de la opresión, que se ponga en libertad a los oprimidos, ¡y que se rompa todo yugo! Ayunar es que compartas tu pan con quien tiene hambre, que recibas en tu casa a los pobres vagabundos, que cubras al que veas desnudo, ¡y que no le des la espalda a tu hermano! Si actúas así, entonces tu luz brillará como el alba, y muy pronto tus heridas sanarán; la justicia será tu vanguardia, y la gloria del Señor será tu retaguardia. Entonces clamarás, y el Señor te responderá; lo invocarás, y él te dirá: "Aquí estoy. Si quitas de tu medio el yugo, el dedo amenazador, y el lenguaje hueco".

¿Alguna vez has hecho algo sin hacerlo de corazón? Es difícil mantener la fachada, pero forzamos una sonrisa y seguimos adelante con la esperanza de haber podido complacer a la otra persona. Sin embargo, estamos realmente ansiosos por quitarnos la máscara que oculta nuestra falta de sinceridad.

Parece que los seres humanos han estado actuando así durante mucho tiempo. El antiguo Israel no era ajeno a la idea de "mantener las apariencias". De hecho, hicieron todo lo posible para hacer exhibiciones externas de obediencia a Dios, incluso defendiendo sus acciones. Pero su corazón no estaba puesto en eso, e insultaron la omnisciencia de Dios al pensar que Él no vería a través de su farsa falsa (versículos 6-9).

Jesús también reprendió la adoración falsa cuando criticó a los escribas y fariseos por su espectáculo externo y la dureza de sus corazones. Citando a Isaías, dijo: "Este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí; no tiene sentido que me honren, si sus enseñanzas son mandamientos humanos. Porque ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios, y se aferran a la tradición de los hombres" (ver Marcos 7:1-13).

Lo triste es que así es nuestra naturaleza también. Este es nuestro orgullo maldito. Miopes y sordos a las necesidades de los demás mantenemos la farsa, nos engañamos a nosotros mismos y estamos más que felices de hacerlo.

Pero Cristo ha llevado todo esto a la cruz: la pretensión, el amor propio, la búsqueda de la gloria, el juego y la falsa modestia. Él puso fin a nuestro pecado, de una vez por todas, a través de Su sangre derramada, de su muerte y de su gloriosa resurrección.

Él nos ofrece una nueva vida de amor a Dios y compasión hacia los demás. Esta vida también puede ser tuya.

ORACIÓN: Querido Jesús, ayúdanos a consagrar nuestra vida a Ti. En tu nombre. Amén.

Esta devoción diaria fue escrita por Paul Schreiber.

Para reflexionar:
  1. ¿Puedes recordar la última vez que hiciste algo por alguien que no querías hacer?
  2. ¿Cuán importante es para ti el ocuparte de los problemas sociales?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
¿Puedes recordar la última vez que hiciste algo por alguien que no querías hacer?

No comments:

Post a Comment