Thursday, January 16, 2020

CPTLN devocional del 16 de enero de 2020 - Conociendo a Jesús


ALIMENTO DIARIO

Conociendo a Jesús

16 de Enero de 2020

El siguiente día Juan vio que Jesús venía hacia él, y dijo: «Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Él es de quien yo dije: "Después de mí viene un varón, el cual es antes de mí; porque era primero que yo." Yo no lo conocía; pero vine bautizando con agua para esto: para que él fuera manifestado a Israel.» Juan también dio testimonio y dijo: «Vi al Espíritu descender del cielo como paloma, y permanecer sobre él. Yo no lo conocía; pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: "Aquél sobre quien veas que el Espíritu desciende, y que permanece sobre él, es el que bautiza con el Espíritu Santo." Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.»
Juan 1:29-34 (RVC)

Al igual que Juan, muchas personas hoy tienen preguntas acerca de Jesús. ¿Quién es Él? ¿Lo conozco? ¿Es alguien a quien debería dar la bienvenida en mi vida?

Quizás recuerdes a Juan, el primo de Jesús. Su madre Elizabeth era pariente de María. Dios envió un ángel para decirle a Elizabeth y a su esposo Zacarías que ella quedaría embarazada y tendría un bebé, a quien llamarían Juan. Él crecería y sería el profeta que prepararía el camino para el Mesías.

Pero hay algo muy extraño en esta historia. Cuando ambos crecieron, Juan dijo acerca de Jesús: "Yo no lo conocía". ¿Cómo podría Juan no saber quién era Jesús? ¿No escuchó la historia de Navidad?

Es difícil saberlo, pero podemos adivinar un poco. Jesús nació en Belén, donde vivió hasta que el rey Herodes intentó matarlo. Luego, su familia se refugió en Egipto durante varios años. Cuando regresaron, Jesús probablemente tenía unos cinco años. Juan era un poco mayor.

La Biblia dice que Juan creció y vivió en el desierto. Quizás nunca conoció a Jesús. Un día, en el desierto, Dios le dijo a Juan que predicara y bautizara a las personas con agua hasta que conociera a un Hombre especial, el Hijo de Dios. Reconocería a ese hombre cuando viera al Espíritu Santo descender sobre él.

Entonces Juan comenzó a predicar, diciéndole a la gente que el Señor vendría pronto y que necesitaban prepararse. Pasaron los meses. Miles fueron bautizados. Juan seguía esperando. Entonces un día ocurrió. Juan vio a un hombre común con ropas polvorientas atravesando la multitud. No era nadie especial. Pero Juan, por el Espíritu Santo, reconoció a Jesús como Aquel a quien estaba esperando. Ese era el Hijo de Dios. Dios había cumplido su promesa. Juan vio al Espíritu Santo descender y reposar sobre Jesús. Ese era el Hijo de Dios que salvaría al mundo.

Mucha gente todavía está esperando. Tu familia, tus vecinos, tal vez incluso tú mismo te preguntas: "¿Quién es este Jesús? ¿Lo conozco?"

A nuestros ojos humanos, Jesús no se parece a nadie especial. Pero con la ayuda del Espíritu Santo de Dios, podemos ver quién es realmente Jesús. Podemos reconocer que Él es nuestro Salvador, que nos amó y se entregó a morir en la cruz por nuestros pecados. Y tres días después resucitó de entre los muertos, venciendo la muerte y el infierno por nosotros, y dándonos vida para siempre en su nombre.

Con la ayuda del Espíritu Santo, nunca necesitamos preguntarle a Jesús: "¿Te conozco?" Porque sí lo conocemos y Él es nuestro Salvador.

ORACIÓN: Padre celestial, danos el don del reconocimiento, el don de conocer a Jesús como nuestro Salvador. Amén.

Rev. Minh Chau Vo

Para reflexionar:
  • ¿Has conocido a un pariente por primera vez cuando ya siendo adulto?
  • ¿Cómo reconocemos a Jesús como nuestro Señor y Salvador hoy?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
¿Has conocido a un pariente por primera vez cuando ya siendo adulto?

No comments:

Post a Comment