Monday, January 13, 2020

CPTLN devocional del 13 de enero de 2020 - La voz


ALIMENTO DIARIO

La voz

13 de Enero de 2020

¡Ríndanle la gloria digna de su nombre!¡Adoren al Señor en su santuario hermoso! La voz del Señor resuena sobre las aguas. El Dios de la gloria hace oír su voz. El Señor está sobre las muchas aguas. La voz del Señor es potente. La voz del Señor es majestuosa.
Salmos 29:2-4 (RVC)

El salmista nos llama a "rendirle gloria al Señor", a atribuirle la gloria debida solo a Él. La gloria del Señor se revela en la majestad y el poder de su voz. Es una voz que rompe hasta poderosos cedros y sacude el desierto. Es una voz que hace que las naciones y las montañas se estremezcan y salten como terneros. La voz del Señor despoja los bosques cuando el pueblo de Dios alaba su gloria.

La voz del Señor truena sobre las aguas, como lo hizo en la creación, cuando "el espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas" (Génesis 1:2b). Con Su Palabra, Dios llamó al universo a la existencia. Su voz ordenó: "«¡Que haya luz!» Y hubo luz" (Génesis 1:3b). Es la misma voz que escuchamos por la fe cuando celebramos el nacimiento de Jesús, quien es la Palabra hecha carne. La voz del pesebre en Belén no era una voz atronadora, sino el llanto de un niño recién nacido. No era una voz poderosa según la definición de poder de este mundo. Solo era una voz lo suficientemente fuerte como para invocar el cuidado y cariño de su madre María.

La voz poderosa de Dios habló gentilmente a los débiles, los ciegos y los cojos, cuando el Salvador sanó a los enfermos y proclamó el Reino. La voz que sacude el desierto llamó a Lázaro y le dijo: "Sal fuera", y el hombre muerto volvió a la vida y dejó su tumba (ver Juan 11:1-44). Jesús le habló en voz baja a una niña muerta: «A ti, niña, te digo: ¡levántate!», y la niña viva fue con sus asombrados padres (ver Marcos 5:35-43).

En el momento señalado, la voz del Señor tronó con una victoria desolada cuando Jesús gritó desde la cruz: "¡Consumado es!" Ese grito, el poder de Dios perfeccionado en la debilidad, significaba que nuestra salvación se había logrado, que nuestros pecados fueron perdonados. Tres días después, el Salvador crucificado y resucitado en carne y hueso, invitó a Sus asustados discípulos y les dijo: "¡Miren mis manos y mis pies! ¡Soy yo! Tóquenme y véanme" (Lucas 24:39a). El pecado, la muerte y Satanás fueron vencidos por esa voz de conquista, y la promesa de vida y resurrección fue hecha nuestra.

Encontramos la poderosa voz de Dios en su Palabra escrita. Lo escuchamos en la voz atronadora de Su Ley y en las dulces y reconfortantes palabras del Evangelio. La promesa gentil y segura de su presencia nos dice con certeza: "yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo" (Mateo 28:20b). Su tranquila invitación nos alimenta con fe y perdón: "Esto es mi cuerpo ... esto es mi sangre" (véase Marcos 14:22-24). Y escuchamos la promesa del Señor, "El que da testimonio de estas cosas dice: «Ciertamente, vengo pronto.» Amén. ¡Ven, Señor Jesús!"(Apocalipsis 22:20)

ORACIÓN: Señor, nos encanta escuchar la majestad y el poder de tu voz a través de la Sagrada Escritura, y esperamos con ansias ese gran día de resurrección cuando desde nuestras tumbas escucharemos tu orden, "¡Levántate!" Amén. ¡Ven Señor Jesús!

Dra. Carol Geisler

Para reflexionar:
  • ¿Qué lugares de la naturaleza reflejan más la grandeza y el poder de Dios para ti? ¿Vives cerca o lejos de allí?
  • ¿Cómo te habla Dios a través de la naturaleza?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
¿Qué lugares de la naturaleza reflejan más la grandeza y el poder de Dios para ti?

No comments:

Post a Comment