Monday, March 4, 2019

Devocional de la CPTLN del 04 de Marzo de 2019 - ¡No temas!


ALIMENTO DIARIO

¡No temas!

04 de Marzo de 2019

"Tú eres mi esperanza, mi Dios, ¡el castillo en el que pongo mi confianza!"
~ Salmo 91:2 (RVC)

¡Eres invulnerable! ¡Ojalá fuera verdad! Quizás si tuviera piel de acero y superpoderes corriendo por mis venas sería invulnerable. ¡Podría saltar de un edificio a otro y enfrentar a cuanto enemigo se apareciera, seguro siempre de la victoria! Si fuera verdad, mi sueño sería dulce y mis días estarían a salvo de todo daño mortal. Si fuera verdad no tendría miedo, pero no lo es.

Sin embargo, el salmista declara que eres invulnerable... pero no como un superhéroe que confía en sí mismo, sino confiando y descansando a la sombra del Omnipotente. Aun cuando el temor, el peligro mortal y la destrucción acechan por todos lados, el Señor librará a quien se aferra a él en amor. "A tu izquierda caerán mil, y a tu derecha caerán diez mil, pero a ti no te alcanzará la mortandad" (Salmo 91:7). Cuando clames al Señor para que te libere, Él te responderá y te rescatará con sus ángeles guardianes, te honrará y te satisfará con una larga vida y salvación (ver Salmo 91:15-16). Sí, a la sombra del Señor, allí y solo allí, eres invulnerable.

Pero, "¡espera un momento!", dices: "¿acaso no han sufrido horriblemente los cristianos de todo el mundo a través de la historia a manos de los malvados?" Sí, es cierto. "¿Y acaso no nos dio san Pablo una larga letanía de sus sufrimientos por causa de Cristo?" Sí, lo hizo: Pablo fue encarcelado, golpeado, apedreado, sufrió peligros en el mar, en la ciudad, en el desierto, ante ladrones, judíos y gentiles, pasó hambre, sed y frío (ver 2 Corintios 11:23-27). Entonces, ¿dónde está esta gran invulnerabilidad de la que escribe el salmista? ¿Por qué los ángeles guardianes de Dios no protegieron a Pablo tal como Dios lo prometió? Lo hicieron ... pero no en la forma en que estás pensando.

Jesús dijo: "No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Más bien, teman a aquel que puede destruir alma y cuerpo en el infierno" (Mateo 10:28). En Cristo Jesús tu alma está a salvo de todo daño, incluso cuando tu cuerpo está expuesto a los peligros mortales de este mundo. En Cristo Jesús tu alma es invulnerable, eternamente segura, llena de gozo, perdonada, redimida y esperando el amanecer de un cielo nuevo y una tierra nueva en los cuales mora la justicia (ver 2 Pedro 3:13). Ningún hombre, ninguna amenaza, ninguna condición y ningún peligro pueden arrebatar tu alma de la mano de Cristo Jesús. Esta es la razón por la cual Pablo se glorifica en sus sufrimientos por Cristo, sabiendo que nada en el cielo o en la tierra, ni fuego, ni espada, ni dolor ni pobreza pueden separarlo del amor de Cristo. Aunque el discipulado en Cristo le costó a Pablo todo lo que poseía, el cielo que habría de heredar en el Señor lo hizo invulnerable a todos los peligros que tuvo que enfrentar.

Fue cierto para Pablo y también es cierto para ti y para mí. ¡No temas! ¡No temas!

ORACIÓN: Padre celestial, ayúdame a seguir los pasos de Cristo y enséñame a vivir sin temor de los males de este mundo, sabiendo que soy tuvo y tú eres mío. Amén.

Dr. Mark Schreiber

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
¡Eres invulnerable! ¡Ojalá fuera verdad! Quizás si tuviera piel de acero y superpoderes corriendo por mis venas sería invulnerable.

No comments:

Post a Comment