Wednesday, February 6, 2019

Devocional de la CPTLN del 06 de Febrero de 2019 - Edificando el cuerpo


ALIMENTO DIARIO

Edificando el cuerpo

06 de Febrero de 2019

Lo mismo pasa con ustedes. Puesto que anhelan tener los dones espirituales, procuren abundar en ellos para la edificación de la iglesia.

Uno tiene que apreciar el interés del apóstol Pablo por el funcionamiento de la iglesia. Al escribirles a los creyentes en Corinto, trata una serie de asuntos que estaban afectando la fe y la vida de esa congregación: divisiones entre ellos, inmoralidad sexual, juicios frívolos entre sus miembros, problemas relacionados con el matrimonio y la circuncisión, idolatría, el mal uso de los dones espirituales. Todas estas cosas, y sin duda más, plagaban tanto la vida de esta iglesia, que Pablo les habló como si fueran niños en la fe.

"Hermanos, yo no pude hablarles como a personas espirituales sino como a gente carnal, como a niños en Cristo. Les di a beber leche, pues no eran capaces de asimilar alimento sólido, ni lo son todavía, porque aún son gente carnal. Pues mientras haya entre ustedes celos, contiendas y divisiones, serán gente carnal y vivirán según criterios humanos" (1 Corintios 3:1-3).

Lamentablemente, los problemas que enredaron la vida de los creyentes en Corinto y las perturbaciones que agobiaron la salud y la madurez espiritual de la iglesia no son infrecuentes entre las iglesias actuales. También tenemos problemas que nos dividen, preocupaciones que nos desgastan y malentendidos que erosionan nuestra unidad y comprometen nuestra integridad como seguidores de Cristo.

En respuesta a esto, Pablo dice que debemos "procurar abundar en los dones para la edificación de la iglesia". Aquí toma las riendas para guiar a la asamblea corintia en la dirección correcta. Les recuerda que, en la edificación de la iglesia, en la atención a la comunidad y en la satisfacción de sus necesidades, Cristo es el centro, aquel en quien ellos confían. Los lazos especiales con Pablo o Apolos o Cefas, no lo harán. "Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y ustedes son el campo de cultivo de Dios, son el edificio de Dios" (1 Corintios 3:9).

Cuando se trata del derramamiento de los dones espirituales, Pablo enfatiza una vez más la unidad cooperativa del cuerpo de Cristo: "Todo esto lo hace uno y el mismo Espíritu, que reparte a cada uno en particular, según su voluntad. Porque así como el cuerpo es uno solo, y tiene muchos miembros, pero todos ellos, siendo muchos, conforman un solo cuerpo, así también Cristo es uno solo. Por un solo Espíritu todos fuimos bautizados en un solo cuerpo, tanto los judíos como los no judíos, lo mismo los esclavos que los libres, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. (1 Corintios 12:11-13).

Y lo que realmente debería unirnos, como Pablo tan elocuentemente les dice a los corintios y a las muchas otras iglesias que visitó, es el amor. El amor es lo que supera todo lo demás. El amor es lo que evita los celos, la vanidad, y las pequeñas diferencias. El amor es lo que actúa en circunstancias difíciles, buscando siempre ser más como Jesús.

Somos su cuerpo, un cuerpo formado por miembros individuales como tú y yo.

ORACIÓN: Señor Jesucristo, nos has dado el privilegio de ser tu cuerpo en la tierra. Renueva nuestras mentes y corazones para amar a los demás como tú nos has amado. En tu nombre oramos. Amén.

Paul Schreiber

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
Uno tiene que apreciar el interés del apóstol Pablo por el funcionamiento de la iglesia. Al escribirles a los creyentes en Corinto, trata una serie de asuntos que estaban afectando la fe y la vida de esa congregación: divisiones entre ellos, inmoralidad sexual, juicios frívolos entre sus miembros, problemas relacionados con el matrimonio y la circuncisión, idolatría, el mal uso de los dones espirituales.

No comments:

Post a Comment