Wednesday, June 13, 2018

CPTLN Devocional de 13 de Junio de 2018 - Lo mejor


ALIMENTO DIARIO

Lo mejor

13 de Junio de 2018

Pero cuando se cumplió el tiempo señalado, Dios envió a su Hijo, que nació de una mujer y sujeto a la ley, para que redimiera a los que estaban sujetos a la ley, a fin de que recibiéramos la adopción de hijos.

Hay devociones que son difíciles de escribir, y ésta es una de ellas.

Es difícil porque ni siquiera puedo llegar a comprender los sentimientos que deben haber pasado por el corazón y la mente de las personas de las cuales voy a hablar.

Nuraini es una madre que vive en Indonesia. Ella dejó a su hijo Ahri, de once años, en un orfanato en Yakarta. Entendámonos bien, Ahri no es un huérfano. Sus dos padres están vivos, pero tuvieron que dejarlo en manos de extraños porque no pueden mantenerlo. Aún cuando los dos padres trabajan, sólo ganan entre 2 y 3 dólares por día.

Una historia trágica.

Más trágico aún es que el 80% de los niños que se encuentran en esos orfanatos han sido dejados allí por sus padres.

Aun cuando trataba de convencerse a sí misma de que estaba haciendo lo correcto, el corazón de la madre de Ahri quedó destrozado. "No estoy abandonando a mi hijo", decía. El padre de Ahri trataba de mantener la compostura diciendo: "Si mi hijo se puede adaptar, estoy contento... aquí el ambiente es tranquilo y pacífico". Cuando se separaron, la abuela de Ahri abrazó al niño y le susurró al oído: "Sé fuerte. Lamento mucho que tengas que irte."

Hay muchas cosas en la historia de Ahri que son dolorosas. Casi todos pasamos por dificultades financieras, y probablemente conozcamos personas que sufren profundas necesidades, pero la mayoría de nosotros no hemos conocido a alguien viviendo en condiciones tan desesperantes que no tiene más remedio que desprenderse de uno de sus hijos.

Un padre teniendo que desprenderse de su hijo. 'Dios envió a su Hijo... para que redimiera a los que estaban sujetos a la ley, a fin de que recibiéramos la adopción de hijos.'

Los padres de Ahri se desprendieron de él porque creyeron que era para su bien. Nuestro Padre celestial dio a su único Hijo porque sabía que era para nuestro bien. Los padres de Ahri pensaron que sus acciones le darían una vida mejor. Nuestro Padre celestial sabía que estaba enviando a su Hijo a la muerte. Si el amor y el sacrificio de los padres de Ahri nos conmueve... mucho más debería conmovernos el amor del Padre que permitió que su Hijo sufriera y muriera por nosotros.

La historia de Ahri me recuerda una vez más que Dios nos regala una gracia que va más allá de toda comprensión.

ORACIÓN: Padre celestial, te agradezco infinitamente por amarme con un amor que no puedo comprender, y por hacer un sacrificio del que muy pocas veces me acuerdo. Haz que de mi corazón salgan alabanzas a ti y a tu Hijo por hacer lo que era necesario para que yo pudiera ser adoptado en tu familia. En el nombre de Jesús. Amén.

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones. Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.
Hay devociones que son difíciles de escribir, y ésta es una de ellas.

No comments:

Post a Comment