Thursday, August 24, 2017

CPTLN Devocional de 24 de Agosto de 2017


Alimento Diario

Hasta el final

24 de Agosto 2017

Cuando Jesús probó el vinagre, dijo 'Consumado es'; luego inclinó la cabeza y entregó el espíritu.
~ Juan 19:30 (RVC)

Hoy quiero compartir con ustedes la historia de John Steven Aquari, de Tanzania. John corrió la maratón en los juegos de México en 1968.

John corrió la maratón pero no la ganó, porque al comienzo de la carrera se cayó y se lesionó. John llegó rengueando al estadio horas después que el resto de los competidores habían terminado y se habían ido.

Un reportero le hizo la pregunta que todo el mundo se estaba haciendo: "¿Por qué, estando lesionado, no abandonó la carrera?" Sin vacilar, John contestó: "Mi país no me mandó a viajar siete mil millas para comenzar esta carrera. Mi país me mandó para que terminara la carrera."

Su respuesta me recuerda a otras personas que también se comprometieron a terminar la carrera, finalizando así la obra que se les había encargado.

Miremos al Salvador colgando en la cruz. En sus 33 años de vida sufrió los celos de los reyes, el odio de quienes había venido a salvar, las tentaciones de Satanás y el abandono, negación y traición de sus amigos más cercanos.

Aún así, Jesús había sido enviado para salvarnos y, a pesar de todo lo que el mundo pecador le puso en su camino, mantuvo su compromiso hasta terminar el trabajo que se le había encargado. Antes de morir, desde la cruz victoriosamente proclama: "¡Consumado es!"

Años más tarde San Pablo, habiendo sido salvo por el sacrificio de Jesús, dijo algo muy similar.

A pesar de haber sobrevivido naufragios, lapidadas, encarcelamientos y rechazos, Pablo seguía proclamando a Cristo en todos los lugares donde iba. Antes de ser ejecutado le escribió a Timoteo las siguientes palabras, que resumen su vida: "He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está reservada la corona de justicia, que en aquel día me dará el Señor, el juez justo; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida." (2 Timoteo 4:7-8).

Terminar la carrera.

Es mi oración que usted también pueda decir: "Estoy comprometido a terminar la carrera que se me ha otorgado". Más allá de que su carrera sea larga o corta, fácil o difícil, por el Espíritu Santo, en Jesús, termínela.

ORACIÓN: Señor Jesús, no dejo de asombrarme ante la dedicación que tuviste para salvarme. Tu carrera fue muy dura y difícil, pero la terminaste por mí, y porque así lo hiciste, soy salvo. Envíame tu Espíritu Santo para que, a través de su poder, pueda correr mi carrera hasta el final y recibir la corona de la vida. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones. ¡Utilice estas devociones en sus boletines! Usado con permiso. Todos los derechos reservados por la Int'l LLL.

No comments:

Post a Comment